Pan casero: receta fácil de confinamiento

Si eres de los pocos que aún no has hecho pan durante la cuarentena por coronavirus, ¿qué estás haciendo con tu vida? Yo estaba harta de ver por las redes maravillosos panes ajenos y me he lanzado a elaborar uno. He empezado con una receta sencilla. Ya sé que en estos tiempos la harina y la levadura escasean y casi son artículos de lujo pero si pudiste llegar a tiempo y los tienes en casa es hora de ponernos manos a la masa. 

Ingredientes:

  • 500 gramos de harina de fuerza. Yo la he comprado en una de las tahonas de mi pueblo (porque me fío más que de las harinas de supermercado).
  • 25 gramos levadura fresca de panadería
  • 10 gramos sal
  • 300 mililitros agua 
  • 4 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de azúcar

Elaboración:

1. En primer lugar templamos un poco el agua para potenciar la acción de la levadura. No podemos olvidar que es un organismo vivo y necesita un poco de mimo. 

2. En un bol grande añadimos la harina. Así podremos después amasar mejor los ingredientes. 

3. Añadimos la sal. Con 10 gramos es suficiente pero puedes modificar la cantidad para que quede a tu gusto.   

4. Desmenuzamos el cubo de levadura y lo añadimos con cuidado de no ponerlo directamente sobre la sal.

5. Añadimos el aceite de oliva. Podéis utilizar el que más os guste y personalizar así vuestro pan. Podéis jugar con las variedades incluso utilizar algún aceite aromatizado. 

6. Añadimos el azúcar para que nuestra masa quede equilibrada. 

Ahora viene lo más difícil: ¡amasar!

En el bol donde has ido añadiendo todos los ingredientes agrega ahora el agua tibia, poco a poco, mientras mezclas y amasas los ingredientes. Realiza esta acción durante diez minutos aproximadamente. 

Espolvorea un poco de harina sobre una superficie lisa, coloca en ella tu masa y amasa unos minutos plegándola e introduciendo así aire. Ten paciencia, cuanto más despacio y más tiempo dediques a este momento mucho mejor quedará la masa. 

Haz una bola con la masa y déjala en el bol reposando tapada con un paño a temperatura ambiente durante una hora. Es hora de que las locas levaduras hagan su magia. Pasado este tiempo verás como la masa ha crecido hasta duplicar su tamaño. 

Cuando esto haya ocurrido, saca la masa y amasa de nuevo introduciendo aire. Dale al pan la forma que quieras, o divide la masa si quieres obtener más de uno. Déjalo reposar de nuevo durante una hora tapándolo de nuevo con el paño. 

¡Ten paciencia! Ya casi lo tienes

De nuevo la masa habrá crecido aumentando su volumen. Ahora hazle unos cortes con un cuchillo, a tu gusto, y ya está listo para hornear. 

Precalienta el horno a 230º C. Es importante que la masa tenga humedad durante la cocción, para ello, introduce una bandeja con agua en la parte inferior del horno. Baja el horno a 200º C, introduce la masa y hornea cuarenta minutos aproximadamente. Si has hecho piezas más pequeñas puede que tengas que modificar la temperatura del horno. 

Cuando veas que la corteza tiene un color dorado y toda tu cocina huela a gloria bendita es cuando sabrás que ya está hecho. 

¡Suerte panarras! Os va a quedar perfecto. 

0 comments on “Pan casero: receta fácil de confinamientoAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *